Rodamientos cerámicos

Rodamientos cerámicos

Por rodamientos cerámicos se entiende a aquel tipo en el que las bolas y/o las bandas de rodadura por las que se deslizan las bolas están construidos en cualquier tipo de material cerámico sustituyendo a las tradicionales aleaciones metálicas, siendo la más común la del acero.

Hay dos versiones de rodamientos cerámicos. Unos son los llamados integrales y otros los híbridos. En los primeros tanto las pistas de rodadura como las bolas son de cerámica, mientras que en los segundos sólo las bolas están hechas con componentes cerámicos. Aquí te vamos a mostrar interesantes ofertas de rodamientos en cerámica y que puedes comprar con un par de clicks.


Una de las ventajas de los rodamientos 100% cerámicos es el de la imposibilidad de que se produzcan fenómenos corrosivos y además no es necesario en la mayoría de los caso el tener que lubricar. Por las características de dureza que la cerámica proporciona siempre estos mecanismos se hacen absolutamente silenciosos sin importar la velocidad a la que se haga funcionar el sistema. La vida útil también será muy larga ya que el desgaste térmico es prácticamente nulo, al igual que el mecánico.

Cuando tenemos una variante mixta igualmente existen ventajas frente a un rodamiento de acero. Únicamente sustituyendo las bolas de acero por las cerámicas nos vamos a ahorrar un peso del 40%. Una eliminación del peso implica reducir la carga centrífuga de un modo muy significativo y ello implica que aplicando el mismo esfuerzo mecánico el rendimiento se mejora alrededor del 30%. Las bolas cerámicas girarán a mayor velocidad con menor desgaste y fricción sobre las bandas de rodadura dándonos mejores prestaciones. Otra de las cualidades que nos aportan las bolas hechas a base de compuestos cerámicos es la eliminación de molestos efectos que puede generar un sistema que no es eléctricamente inerte. Otra ventaja de este tipo de bolas: hay ciertos tipos de situaciones en los que los lubricantes no pueden ser usados, por ejemplo en el espacio. Este es el terreno adecuado para la cerámica pues no precisa de aceites ni grasas.

Más particularidades: la dureza, cualidad propia de la cerámica que va a hacer que no existan las típicas deformaciones que se producen con elementos de acero; el llamado acabado superficial mediante el cual las esferas cerámicas no presentan prácticamente las típicas irregularidades superficiales que se aprecian en otro tipo de bolas; la densidad baja, lo cual implica la reducción del peso que hemos explicado anteriormente; evitar recalentamiento: la ausencia de fricción permite que la temperatura no se dispare incluso incluso a regímenes de funcionamiento muy elevados.

El compuesto cerámico que se suele utilizar para la fabricación de los sistemas de rodamientos es nitruro de silicio, que presenta un color gris. Su uso es muy popular en bicicletas, rollers, patinetes y todo tipo de material deportivo en donde se requieran niveles bajos de fricción.

Terminamos mostrándote a través de un vídeo lo superior que es el comportamiento de un rodamiento de cerámica frente a otro tipo de rodamientos: