Placas de cerámica

 

Placas de cerámica - placa de cerámica

Las placas de cerámica son los objetos ideales para señalizar y nombrar calles entre otras cosas. Son planchas o placas construidas en materiales cerámicos, es decir a partir de tierras, barro o arcilla y sometidos a un proceso de cocción en un horno. Sobre ellas se puede escribir cualquier tipo de información. Es la mejor forma de indicar las direcciones de calles en ciudades o pueblos, en concreto en sus vías públicas y poseen una serie de características que las hace únicas: la estética de su acabado y por supuesto su resistencia a las inclemencias del tiempo y al paso del tiempo.

Hay dos tipos de placas de calle o para usos parecidos hechas en cerámica o terracota. Unas son las construidas en una sola pieza y otras son las formadas con azulejos. La versatilidad de su aspecto es total: tipos de letra, colores, el aspecto del fondo.

Aunque la calidad de una placa cerámica no tiene parangón, surgen algunos problemas a la hora de ponerla o insertarla en la pared o lugar en el que ha de ser vista. Y es que requiere, en principio, de una cierta obra en el lugar: picar una pared o una fachada,a veces de mármol o de granito, por ejemplo, con los problemas que ello puede conllevar. Tenemos que decir que la mayoría de los profesionales que venden el producto se encargan de su colocación. Además algunos instalan la placa sin ninguna alteración de la fachada al usar como contacto entre la pared y la placa una plancha metálica galvanizada que tiene unos ingletes que van a sustentar sólidamente a nuestro magnífico rótulo, pancarta o placa de materiales cerámicos.

La instalación puede ser llevada a cabo igualmente en palos, en postes de metal o de madera con bandoleras cuando no es posible hacerlo en un muro o superficie vertical.

El precio de la placa de cerámica va desde los 50 euros hasta los 200 más o menos.