Pastillas de freno cerámicas

pastillas de freno ceramicas

 

Hay una frase que es sinónimo de seguridad en la frenada: pastillas de freno cerámicas. Dan a cada frenada un toque perfecto, progresivo y firme. Con ellas vas a evitar los derrapajes accidentales que produce un mal funcionamiento de pastillas tradicionales y también alargarás la duración de los frenos. No sólo está en la seguridad y en el tiempo de vida las ventajas de este producto. Quienes quieran librarse de los ruidos han de hacer la elección que aquí te proponemos

Por qué es mejor una pastilla de freno cerámica

  • Las pastillas cerámicas de freno permiten tanto a bicicletas, motos o coches una conducción segura bajo cualquier tipo de inclemencia meteorológica. No sufren cambio físico ni químico ante un amplio rango de temperaturas.
  • Son un material completamente inerte. Ello va a repercutir favorablemente en el cuidado del entorno y también en tu salud. Alternativas a las pastillas de freno de las que hablamos son las de asbesto, por ejemplo, uno de los materiales más letales para el ser humano.
  • Eliminan el problema molesto de los ruidos en la frenada a la vez que la fricción que generan en los discos es completamente homogénea, tanto en gradiente de temperatura como en potencia repartida por la superficie del disco del freno. Alternativas como las semi metálicas producirán un recalentamiento excesivo de los discos, erosionamiento y por supuesto ruido estridente.

Pastillas de cerámica de freno con fibras de cobre

Son más de 30 años los que se llevan utilizando este sistema de frenado y desde entonces no se ha hecho más que evolucionar. Hoy en día a la cerámica se le añade todo tipo de elementos que dan los atributos más deseados en cada frenada. Así la fibra de cobre es un material que suele estar presente en la pastilla cerámica, frente a la fibra de acero que se usa en el caso de hablar de una pastilla semi metálica. El cobre evita problemas de fatiga o debilitamiento de frenada en situaciones de altas temperaturas.