Oxido de plomo

Oxido de plomo

El óxido de plomo recibe diversos nombres. Uno de ellos es el litargirio. Tiene de fórmula PbO y es la unión del átomo metálico plomo con el oxígeno. Según la nomenclatura sistemática se llama monóxido de plomo. Desde la nomenclatura tradicional es oxido plumboso y en nomenclarura stock se denomína óxido de plomo (II).

Propiedades del óxido de plomo II y IV

El plomo, que es un metal, posee dos valencias, +2 y +4 mientras que el oxígeno no metal tiene valencia -2.

Este compuesto químico tiene una serie de caracteristicas tales como su color amarillento que a veces llega hasta la gama de los naranjas. Su masa molar es de 223,2 g por cada mol, posee un punto de fusión de 888 grados centrígrados o 1161 K. Su punto de ebullición se da a los 1477 grados centígrados o 1750 grados Kelvin. Su grado de susceptibilidad magnética viene dado por el valor de 42 millonésimas de centímetro cúbico por cada mol. Posee una estructura cristalina etragonal y no se trata de una sustancia inflamable aunque sí es dañina para el medio ambiente. La densidad es de 9,53 gramos por cada centímetro cúbico.

Acerca de su respuesta a las reacciones químicas, este óxido presenta un pequeño cambio de entalpía en toda reacción a la vez de su respuesta anfótera al reaccionar con bases y con ácidos de forma efectiva.

En cuanto a su solubilidad, por un lado es insoluble en alcoholes y también en sales diluidas mientras que por otro lado es soluble en sales cocentradas, en cloruro sódico o sales de amoniaco.

Existen dos vías básicas de obtención del óxido de plomo. Una de ellas es purificando y refinando el mineral que contiene de forma no pura nuestro compuesto y otra es calentando plomo en presencia de oxígeno.

Usos con fines cerámicos

La industria cerámica usa muchísimo este óxido de plomo. Y es que cuando añadimos óxido de plomo II a materiales cerámicos lo que conseguimos son objetos prácticamente inertes tanto a los campos eléctricos como a los magnéticos. Por un largo tiempo, el PbO se usó no solo en cerámica industrial sino que también en cerámica artesanal y alfarera. En fabricación de cementos y cristales, campos próximos éstos al mundo cerámico también tiene importantes aplicaciones como el aumento del índice de refracción y la resistividad eléctrica del material cristalino y la disminución de la viscosidad o el aumentar la dureza del conglomerado cementístico.