Ollas de cerámica

 

Ollas de ceramica

 

Las ollas de cerámica no son unos instrumentos cualquiera. Son unos de los utensilios que más han aportado a nuestra historia. Han sido en las ollas de cerámica, hechas de arcilla y barro cocidos, en donde nuestros abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y en general, nuestros ancestros, han cocinado los alimentos que los han mantenido sanos. Ahora a nosotros, sus descendientes, nos toca continuar con esta acertada tradición para seguir cocinando igual de bien, pero claro, con una nueva generación de ollas cerámicas sin parangón con lo anterior. Aquí te presentamos una muestra de ello.

Venta de ollas de cerámica

 


 


 

Qué son las ollas de cerámica

 

Las ollas de cerámica también son llamadas ollas de barro o marmitas. Su fabricación es llevada a cabo a partir de arcillas que han sido sometidas previamente a una serie de tratamientos de putificación y eliminación de burbujas de aire según los procedimientos que se suelen seguir dentro del mundo de la alfarería.

 

Tras un tratamiento de los barros y las terracotas el objeto modelado normalmente mediante un torno eléctrico y al que e le han añadido un par de asas a demás de contar con una tapadera, es sometido a un proceso de endurecimiento mediante una cocción en un horno a una temperatura que oscila entre los 1000 grados y 1100 grados centígrados.

 

La marmita u olla de cerámica fue usada para preparar todo tipo de platos desde tiempos inmemoriables y hoy en día sigue siendo usada en los mejores fogones de todo el mundo, incluidas las cocinas de los restaurantes más reputados ya que aporta a la gastronomía unos sabores, gustos y texturas difíciles de conseguir mediante otros métodos.

 

En una olla de barro los alimentos se preparan de forma muy lenta y progresiva. El alimento en la mayoría de las ocasiones sigue una cocción. Alimentos como las legumbres son especialmente recomendables de preparar usando ollas cerámicas. Muchos opinan que un buen café ha de ser preparado siempre en una olla de barro.

 

Consejos en el uso de las ollas de barro

 

Una olla de barro va a tener una vida prácticamente infinita. Recuerda que en cualquier yacimiento arqueológico las únicas piezas que resisten al paso del tiempo son las cerámicas. Pero para que la elaboración de los alimentos sea perfecta hay que seguir una serie de pequeñas pautas. Una de ellas es el de mojar ligeramente la olla antes de ser usada. Eso la preparará para dar al máximo su buen rendimiento termodinámico. Otro buen consejo es dejar algo de sal dentro de ella para que así no aparezcan los indeseados hongos y con ellos la posibilidad de que el sabor de la comida se altere de alguna manera. Otra acción es la de cocinar con ella tras haberla untado previamente con algún tipo de aceite. Por último, muchos son partidarios (yo creo que no es necesario) de tener la olla dentro de un horno caliente un par de horas antes de ser usada.

 

Ventajas de las ollas de cerámica

 

Los materiales cerámicos son materiales nobles que atesoran las mejores propiedades para cocinar sano. Las ollas cerámicas son su máximo exponente. Han sido las más usadas desde siempre y lo seguirán siendo. Algunas de las maravillosas ventajas de las ollas de cerámica son estas:

 

1. Son más higiénicas

 

En ellas no se almacenan olores ni sabores de otros platos que hayamos cocinado anteriormente. Es muy desagradable que tus platos de carne sepan al pescado que preparaste hace un par de días, ¿no te parece?. Con las ollas de cerámica afortunadamente nunca te pasará eso. Esto es así porque simplemente los alimentos no interaccionan químicamente con el recipiente, a diferencia del teflón, por ejemplo, lo que te da una absoluta seguridad sanitaria.

 

2. Su lavado es muy fácil

 

Los restos de alimentos cocinados no se adhieren y eso es una ventaja fantástica derivada del temocomportamiento que tiene la cerámica. La comida no se va a pegar y ello implica una vida mucho más larga. La olla cerámica no se pondrá ennegrecida ni cambiará de color.

 

 3. Tienen una larga duración

 

Las ollas de cerámica son las reinas en las altas temperaturas. Ello hace que su vida útil sea mucho más larga que otro tipo de ollas. La mayoría de los modelos incluyen varias capas de revestimiento cerámico, lo que mejora notablemente las prestaciones. El calor y las altas temperaturas son un factor de desgaste y debilitamiento de la mayoría de los materiales. No así de la cerámica. Por otro lado, las nuevas técnicas han eliminado la fragilidad a los golpes que hasta hace solo unos años presentaban. También poseen una gran resistencia a las rayaduras.

  

4. Con ellas vas a ahorrar en energía

 

Cualquier cosa que nos haga ahorrar un poco en energía eléctrica o gas, bienvenido sea. Y precisamente las ollas de cerámica van a ayudarte a ello. En ellas la distribución del calor es óptimo, por lo que la preparación de tus alimentos favoritos será más rápida y efectiva. Dentro de la olla el calor no se disipa y además la temperatura es homogénea en todos los puntos. Mejor sabor y platos mejor cocinados en menor tiempo. Ese es el resultado de cocinar con una olla de cerámica. 

 

5. Tienen una mayor resistencia

 

Los recipientes cerámicos en general y las ollas cerámicas en particular tienen la fantástica propiedad de poseer una gran resistencia. Pasarán los años y si tienes cuidado con el lavado de la olla no se notará, estará como el primer día. La mejor prueba a esta resistencia al paso del tiempo está cada uno de los yacimientos hallados de nuestros ancestros: en ellos siempre es fácil encontrar rudimentarias ollas sanas y salvas.

 

6. No hace falta usar tanta aceite

 

Ya hemos hablado de la buena distribución del calor. Otra cualidad relacionada con las propiedades térmicas es que casi casi puedes prescindir del uso de aceite ya que la comida no tiene por qué pegarse si usas bien la olla. Las ollas cerámicas están indicadas para los amantes de la comida con poca grasa.

 

7. Son más baratas

 

Las ollas de cerámica, a pesar de las magníficas propiedades que atesoran, son más baratas que ollas que proporcionan rendimientos similares pero fabricadas en materiales diferentes. Incluso siendo más caras que modelos con prestaciones inferiores, al final van a suponer un gran ahorro ya que practicamente son eternas, siempre que hagas de ellas un buen uso.