Cerámica vidriada

cerámica vidriada

Cerámica vidriada o cerámica glaze es cerámica vitrificada y un objeto vitrificado en aquel al que se le ha recubierto de algún tipo de esmalte. Normalmente el esmalte para ser aplicado de forma efectiva a la cerámica o terracota tendrá entre sus componentes el plomo. A este tipo de esmaltes para vidriar la cerámica se les conoce como marzacotto o frita.

Muchas veces hablamos de terracota esmaltada como sinónimo de cerámica vidriada. En cualquier caso, estos objetos han sido fabricados desde hace milenios y es curioso el hecho de que se se usase en la Antigua Grecia y Roma y después, perdida esta técnica, no se volviera a usar en Europa Occidental tan tardíamente como en el S. XIV. Sus orígenes parecen estar, según algunos expertos, en la China del S. III antes de Cristo. Lo ciento es que el arte cerámico de Babilonia la incluía al igual que la fayeza del Antiguo Egipto y en este último caso estamos hablando de hace más de 5000 años atrás.

Los azulejos surgieron a raíz de la cerámica vidriada, en concreto de la costumbre árabe de decorar muros, cosa que empezaron a hacer en la Edad Media.

¿Cómo se hace la cerámica vidriada?

El proceso es el siguiente: al objeto de cerámica acabado se le empapa por ejemplo con óxido de plomo y se le da un baño de calor a temperaturas próximas a los 800 grados en un horno. La terracota o cerámica posee silicio y este elemento en contacto con el plomo a altas temperaturas se amalgama en una superficie de color transparente y que se asemeja al vidrio. El color y los tonos de la amalgama de la sílice va a depender del tipo de barniz o polvos metálico que usemos. Así, el óxido de hierro dará un aspecto rojizo, el de cobalto azul, el de cromo verde, el de manganeso negro o con tonos marrones, y el sulfato de cobre un tono turquesa, por citar unos pocos.

Un procedimiento interesante llevado a cabo en la Edad Media para conseguir un efecto vidriado en la terracota era el de hacer una pasta con barro y vino, además de añadir óxido de plomo.

Siguiendo hablando de estas técnicas antiguas tenemos que decir que el uso del plomo como ingrediente recurrente en el vidriado de la cerámica fue la causa de envenenamientos de generaciones enteras al ingerir de forma inevitable diarias dosis plúmbicas, lo que producía padecimientos tales como el saturnismo. Los alimentos y las bebidas contenidos en tales recipientes solían contaminarse con sales de plomo. Sólo desde hace un par de siglos fue posible el abandono del plomo. Por cierto, el vidriado que todos disfrutamos hoy en día en cada objeto de cerámica, por ejemplo nuestra vajilla, es el que se hace con feldespato.

Si estás interesado en saber más cosas sobre la cerámica vitrificada, te dejamos aquí un artículo acerca del tema: https://en.wikipedia.org/wiki/Ceramic_glaze