Cerámica griega

ceramica griega

la cerámica griega es el conjunto de recipientes creados durante el periodo que va desde el milenio III a. C hasta el siglo III a. C bajo la cultura griega. Estamos hablando de un extenso periodo de tiempo del que se conservan aún unas 50000 piezas, la mayoría de ellas situadas en la capital, en Atenas. Esto es una mínima cantidad comparada con la destruida por causas varias como es simplemente la degradación debida al tiempo actuando sobre elementos muy sensibles como pigmentos para pintar, materiales construidos por telas y también objetos de madera, la acción del hombre o simplemente la reutilización de estos materiales para construir otros.

Etapas de la cerámica griega

Comunmente este extenso periodo de esplendor ceramístico griego se subdivide en nueve etapas. Vamos a ver rápidamente los aspectos más destacados de cada una de ellas:

Cerámica minoica

Durante todo el milenio II a. C., en todos los lugares de Grecia se practicaba una sorprendente forma de hacer cerámica, de una gra calidad, con colores grises mates. El nombre de “minoico” es debido al lugar en donde se encontraron los primeros ejemplares. Hablamos de la zona de Orcómeno, en la región de Beocia, que es donde viven los minios. de ahí el adjetivo minoico. Varias hipótesis apuntan a que la tecnología cerámica usada en este perido fue traida por indoeuropeos.

Cerámica micénica

Sobre el 1400 a. C. se imponen unos motivos que hablan de la naturaleza. Son estampados sobre todo hechos en jarras, las llamadas jarras palaciales, en donde predominan las flores además de representaciones relacionadas con el mar.

Cerámica submicénica

Este tipo de arte tiene un nivel inferior al anterior. Las piezas se hacen aún valiendose de un torno mecánico pero también abunda la cerámica manual o hecha al estilo bárbaro.

Cerámica protogeométrica

La producción de cerámicas dentro de corto periodo que van desde el 1050 hasta el 900 antes de Cristo. Empiezan a verse semicirculos y también círculos unos dentro de otros, hechos con bastante perfección, a la vez que lineas conduladas ya conocidas en periodos anteriores. El uso del compás es llevado a cabo con maestría y la adaptación al vaso, a su geometría es muy buena. A este periodo corresponde el célebre objeto cerámico “El Centauro” encontrado en el asentamiento de Lefkandi, exquisita pieza de algo menos de 40 cm de alto de refinados dibujos de plumas y figuras geométricas de todo tipo.

Cerámica geométrica

Estamos ya dentro de periodo siglo IX – siglo VIII a. C. Como bien dice el nombre, los elementos geométricos se apoderan de la iconografía realizada sobre todas las piezas cerámicas: bandas de todo tipo, esvásticas, meandros y rosetas. Es el tiempo en donde empiezan a verse frisos representando a animales diversos que se repiten una y otra vez. Se persigue sin dura que la obra no contenga ningún espacio vacío, lo que se conoce como horror vacui.

Al final de este periodo se ven representaciones de personas. Un lugar céebre de vasos hallados con tales motivos son los de Dipilón, que es un cementerio ateniense. Los dibujos “hablan” de guerreros y de carros bélicos. También se plasman momentos de enterramietos. Es llamativo lo protuberantes que se plasman las piernas en todas estas representaciones. En esta misma parte final de la época se encuentran escenas mitológicas.

Cerámica orientizante

A este estilo se le conoce también como protoáticoEl contacto griego con oriente se tradujo en un enriquecimiento de la técnica para adornar los utensilios hechos en barro cocido. El centro neurálgico de la profucción alfarera se halla en Corintio. El realismo y la finura gana enteros y los motivos que plasmar en las superficies cerámicas se multiplica. La esfingie, el león, el venado, el grifo, etc, aparecen a menudo. los frisos vegetales como flor de loto y palmas se ven mucho también.

El color negro es el color que predomina para pintar las diversas figuras, mientras que el fondo y relleo suele ser de color rojo. En realidad estos colores son los que aparecen como tales tras la cocción en el horno. Realmente se pintaba en un marrón castaño que tras pasar por el horno se tornaba negro. En una época más tardía se obtiene en la cerámica dibujos negros sobre un fondo blanco.

En cada región de Grecia se pueden observar rasgos característicos en este periodo. En Corintio la influencia oriental es total; en Atenas menos marcada; een Creta y en las islas Cicladas están de moda ánforas y vasos con panza de cabeza humana y animal (cerámica plástica); Roda es el lugar e el que se desarrolla “la cabra salvaje” por gustar del uso de ese motivo en sus frisos.

Cerámica de figuras negras

A partir del s. VII a. C. en Corintio se impone el predominio de figuas negras imprimidas sobre la arcilla, arcilla que en Atenas solía estar en fondo rojo. También es mayoritaria la utilización de muescas o incisiones sobre el barro. El horror al vacío parace haberse abandonado. Este tipo de estilo de figuras negras con el paso del timepo evolucionó en Atenas. En la ciudad ática la mitología era el tema decorativo más recurrente. A través de la estampación de su firma, sabemos de la existencia de decoradores ceramistas de aquellos tiempos. Clitias, Ergótimos, Exequias o Dino.

Cerámica de figuras rojas

Sobre el 530 a. C. surge en Atenas una fuerte escuela en la que las figuras negras son sustituidas por figuras rojas mietras que el fondo es negro u otras tonalidades oscuras. Detro de este paragigma cerámico nunca son hechas incisiones. Se piensa que esta tendencia estética bien pudiera haber sido influenciada por un solo pintor de la época. Sabemos que destacados decoradores del periodo de las figuras rojas son, entre otros, Amasis, Nicóstenes o el Pintor de Andóciles. En los comienzos de la tendencia de figuras rojas conexistió con el del las figuras negras, de ahí el uso de “cerámica bilingue”.

En estos tiempos acaecieron las Guerras Médicas. Los persas se hicieron con la ciudad de Atenas, acabando y destruyendo toda la producción cerámica. TRas esta ecatombe el estilo volvió a cambiar, poniéndose de moda todo lo relacionado con la escultura y el fresco.

Cerámica helenística

Estamos ya en el final de nuestro análisis ceramístico griego. A partir del s. IV a. C. no volverán a realizarse figuras rojas. Sobre un fondo oscuro se pintan matices marronres o tostados y también blancos. vuelven a hacerse incisiones sobre el barro y algo innovador y directamente importado del estilo herrero: empiezan a hacerse relieves. Los motivos e iconografía de estos relieves son coronas, animales mitológicos y reales. Tras el cocido se aplican manos de pintura que en poco tiempo se perderá, claro está.

Todo sobre la fabricación cerámica griega

la base de toda la cerámica, incluida la griega, es la arcila. Cada pieza fabricada durante el extenso periodo de supremacía griega tenía un aspecto muy influenciado por el tipo de arcilla del lugar. Tenemos en Atenas arcillas rojas, ricas en óxido de hierro. En Corintio las arcillas eran pálidas al no tener óxido casi entre sus componenentes. En aquellos tiempos, para obtener grandes cantidades de arcilla se recurría a minas o canteras e arcilla. El proceso requería de un cierto proceso de limado y eliminación de imputezas, de separar las gravas de las arenas finas y obtener así una materia prima de gran calidad.

La plasticidad óptima se obtenía despúes de un largo proceso de reposo y secado al sol.

Tratamiento de la arcilla

La arcilla requería de un amasado para ser posteriormente llevada al torno, revolucionario artilugio que habia sido diseñado en Oriente Próximo. Los vasos estaban hechos con una excelente simetría axial y sobre ellos se añadían otros elementos que necesitaban un ensamblaje a posteriori usando una arcilla especial de unión llamada barbotina. Los colores antes de la cocción eran diferentes a los obtenidos después y los artistas alfareros se aprovechaban de estos cambios siendo predominantes los fondos negros y rojos con figuras rojas y negras respectivamente.

Los colores en la cerámica griega

En general los griegos no aplicaban pinturas a sus piezas de terracota. Como mucho se usaba el agua de barbotina para hacer dibujos que luego, tras el cocido, aparecían con fuerte contraste sobre el fondo. Raramente eran añadidos pingmentos tras el paso por el horno.

Etapas de la cocción

En la Grecia Clásica toda cocción consistía en tres etapas:
a) En un primer paso se hacía una cocción en presencia de oxígeno, a 800 grados centígrados, obteniéndose productos rojos.
b) Después venía ua cocción anaerobia en donde se metían dentro vegetales verdes, creándose mucho humo. La temperatura sobrepasaba los 950 grados. Las piezas que se obtenían con el proceso eran negras, cubiertas de magnetita en muchas ocasiones y con producto impermeables.
c) En ocasiones las cerámicas sufrían un tercer cocido, de nuevo en u ambiente aeróbico. Esto hacía que partes negras se volvieran rojas y partes impermeables se tornaran negras, por ejemplo.

Tipos de recipientes cerámicos griegos

Existe una variación muy extensa en cuanto al tipo de producciones cerámicas en el prolijo periodo griego. Algunas de ellas fueron los ánforas, caracterizados por su tamáno grande, un cuello bastante estrecho y siempre dos asas, ideal para trasladar agua; también están las cráteras, ideales para rebajar el vino con agua; en anforisco que hacía los usos de nuestros vasos; el kernos, recipiente para oficios religiosos; la hidria, muy parecida al stamnos, recipiente que se llenaba de agua; el alabastrón para guardar líquidos perfumados o ungüentos; cántaros que hacían las funciones de nuestras copas actuales; pithos, una gran vasija esferoidal dedicada sobre todo a la conservación de aceites y cereales; ritón, recipiente ideado para beber y para ser usado en el acto de la libación en los rituales.


Si quieres saber muchas más cosas sobre la cerámica griega te dejamos el siguiente enlace: https://en.wikipedia.org/wiki/Pottery_of_ancient_Greece